Poda: mejorar la calidad y el rendimiento del viñedo

Con las primeras heladas y caída de las hojas llega el momento de realizar la poda y antes de comenzarla  es bueno repasar algunos conceptos sobre los dos sistemas de poda más utilizados: poda Guyot  (cargador y pitón)  y  poda corta (sólo pitones).

Un elemento Guyot está conformado por un pitón y un cargador. Lo más usado es el Guyot doble, que posee dos cargadores y dos pitones, pero también se utilizan el Guyot triple y Guyot cuádruple.

Comúnmente el pitón consta de dos yemas y el cargador entre 4 y hasta 10 yemas, aunque lo más recomendable para lograr una brotación pareja es dejar cargadores de entre 6 y 7 yemas.

En este tipo de poda, el cargador cumple la función de elemento de producción de fruta y el pitón es el elemento de renovación del sistema. Debido a que el cargador es el elemento fructífero debemos tener algunas precauciones al elegirlo.

Primeramente debe ser un sarmiento de un año y no un chupón, ya que éste generalmente no posee racimos. El vigor del sarmiento a elegir es sumamente importante. La regla es que los vigores extremos no son los adecuados.

Esto quiere decir que tanto un sarmiento de excesivo grosor como uno excesivamente delgado van a poseer menos racimos que un sarmiento de vigor adecuado cuyo grosor óptimo es de aproximadamente 7 mm (el grosor de un lápiz).

Si no hay otra solución que dejar un sarmiento que no es el adecuado, en el caso de ser muy vigoroso habrá que dejarle muchas yemas, o si es factible se puede dejar como cargador una feminela o brote del año con el objetivo de dejar un elemento menos vigoroso. Si es un sarmiento delgado y de poco vigor, habrá que reducir el número de yemas de manera que el próximo año tengamos sarmientos de buen vigor.

Con respecto al pitón hay que pensar que su objetivo es originar un futuro cargador y que este cargador deberá estar debajo del alambre y lo más cerca posible del centro de la planta. Deberemos dejar los pitones de acuerdo a este criterio.

Otra consideración es que el pitón nunca deberá tener más vigor que el cargador ni tampoco estar demasiado cerca del mismo. Si esto ocurre los brotes del pitón crecerán con mucha fuerza e inhibirán el crecimiento de los brotes del cargador que, en definitiva, son los que proporcionan los racimos.

Cordón Pitoneado: envejecimiento y manejo adecuado

En tanto, en la poda corta uno de los sistemas más difundido es el cordón pitoneado. Este sistema se basa en dejar sólo elementos de poda de dos yemas. En este caso, el pitón cumple las funciones de elemento de producción y de renovación.

Una característica de los sistemas de poda corta es que la planta pierde la capacidad de autoregularse.

Esto quiere decir que si se dejan más yemas de las que la planta puede alimentar, igualmente brotarán la gran mayoría, pero los brotes quedarán pequeños con el consecuente efecto en la madurez del racimo. Debido a esto, el sistema es más demandante en agua y fertilización.

Una de las principales críticas que se le hace a este sistema es que en pocos años tiende a envejecerse. Según algunos productores al podar repetidamente pitón sobre pitón la planta se envejece, formándose muñones o pequeños brazos en sus posiciones de poda.

Estos producen una elevada proporción de madera vieja e improductiva para la planta. El excesivo envejecimiento de los brazos obliga en muchos casos extremos, luego de un tiempo de ocho a diez años, a reemplazar el cordón por uno nuevo.

Dicha operación no solo altera la forma original del sistema sino que además el corte efectuado genera una gran herida que siempre es contraproducente en la longevidad de la planta, siendo puerta de entrada para enfermedades de la madera como “hoja de malvón”.

Al igual que el tronco, el cordón es un elemento permanente del sistema, no sujeto a renovaciones y que debería permanecer durante toda la vida de la planta.

Para evitar el envejecimiento de la planta, los sarmientos deben ser podados y renovados cada estación tan cerca de los cordones como sea posible.

Si año a año, nos remitimos solamente a podar pitón sobre pitón indefectiblemente encontraremos luego de 8 a 10 años que nuestra posición de poda se encuentra conformada por un pitón sobre un muñón de madera improductiva.

Esto no quiere decir que el sistema envejezca la planta, sino que la misma envejeció como consecuencia de malas prácticas de poda y fundamentalmente de desbrote.

Si bien una de las ventajas por las que se destaca el sistema cordón pitoneado es su facilidad de manejo y poca exigencia de personal especializado para podarlo, dicha aseveración no es tan simple. La tarea de desbrote es sumamente importante para evitar el envejecimiento de las plantas y el éxito del sistema.

- Esta nota fue publicada en el Suplemento FINCAS de Diario Los Andes

Fuente: Gustavo Aliquó y Aníbal Catania. Área del Vino

Otros productos de interés

Dejar un comentario para “Poda: mejorar la calidad y el rendimiento del viñedo”

Puedes filtrar el listado de productos por alguna de estas categorías haciendo click en la imagen: