El vino, protagonista de la cultura popular,  no está ajeno a los mitos. Propongo hacer un recorrido por los más comunes y analizar cuánto de verdad tienen.

MIENTRAS MÁS VIEJO, MEJOR. Sin duda, este es el rey de los mitos sobre el vino, pero preste atención: ¡es totalmente falso! Nadie discute que degustar un buen vino añejado por largos años es una experiencia inolvidable, pero no todos los vinos soportan crianza larga en botella; hay infinidad de vinos que se han elaborado específicamente para ser bebidos jóvenes, disfrutando de sus aromas y sabores frescos y frutales. El vino es un ser vivo, que crece, madura y luego muere, por lo que sólo soportará una cantidad limitada de años y luego se transformará en un líquido coloreado, para nada agradable.

BLANCO= DOLOR DE CABEZA. En otros tiempos, quizás. El dolor de cabeza atribuido comúnmente al vino blanco en realidad era causado por la exagerada presencia de algunos elementos químicos, utilizados para mantener la asepsia o como conservantes. La tecnología utilizada hoy en la elaboración del vino redujo notablemente la presencia de estos elementos. Si el vino es de calidad, puede tomar tranquilo, que al otro día se levantará en perfectas condiciones. Pero si elige productos de baja calidad, la mañana siguiente será difícil.

TINTO, A TEMPERATURA  AMBIENTE. Otro error muy difundido. El vino tinto debe beberse a una temperatura que oscile entre los 16°C y 18°C. A mayor temperatura se pierden cualidades positivas del producto, los aromas y sabores agradables desaparecen y prevalece el alcohol. No arruine un buen vino por servirlo a temperatura inadecuada. Si es necesario enfriarlo, debe hacerlo. Y también es importante hacer respetar esta temperatura de servicio en los restaurantes.

SI SUENA, MEJOR. No tengo la menor idea en que se basa este mito, pero lo he escuchado frecuentemente. Debe ser que el sonido que se produce al descorchar, lo relacionamos de forma inconsciente con alegría y buenos momentos. De todas formas es totalmente falso y si quiere comportarse como un mínimo conocedor de vinos, destape la botella con cuidado y cariño, evitando en la medida de lo posible cualquier efecto sonoro.

MÁS PIERNAS, MÁS CALIDAD. Mucha gente dice que si el vino queda contra las paredes de la copa esto es símbolo de su buena calidad. Pero en realidad esto ocurre porque el alcohol se evapora y el líquido remanente baja por los costados. Por lo tanto, esta es una simple señal de que el vino tiene alcohol, nada más.

EL VINO ENGORDA. El vino no contiene grasa, por lo tanto, no es un alimento que engorde en forma directa. Una copa de vino seco, contiene  85% de agua, un 12% de alcohol etílico y pequeñas cantidades de ácido tartárico y minerales en cantidades reducidas. Una copa de vino seco, contiene 100 ml y tiene alrededor de 53 calorías; en cambio, una de tinto, 61.  Los vinos dulces, tienen aproximadamente el 10% más de calorías, según su riqueza en azúcar.

EL VINO DEBE “RESPIRAR”. Si con que “respire” nos referimos a que el vino se oxigene y se noten más sus cualidades aromáticas estamos en un error. Físicamente, el espacio de aire que está en el cuello de la botella y que está en contacto con el vino es muy pequeño con respecto a la cantidad de vino total y en realidad, no aporta mucho.<

* Enólogo de la bodega La Riojana Coop. y Presidente del Colegio de Enólogos de La Rioja.

 

Otros productos de interés

Un Comentario para “De mitos y verdades”

  • Gabriela Casanova |  25 agosto 2012 13:10

    Hola que tal? me parecen de sumo agrado vuestos mitos y verdades ya que nos ayudan a disipar los mismos
    Ahora bien mi consulta es la siguiente la uva sultanina, solo sirve para pasa? No se puede crear ningun tipo de vino con ella? Cuando es su cosecha y cual es el lugar propicio para esta uva y cual es su uso? Muchas Gracias!!! Gaby de Comodoro Rivadavia – Chubut-

Dejar un comentario para “De mitos y verdades”

Puedes filtrar el listado de productos por alguna de estas categorías haciendo click en la imagen: