Aceite de oliva y sus beneficios para la salud

El aceite de oliva tiene componentes que traen grandes beneficios para la salud, tanto como ingrediente culinario como por su utilidad terapéutica en su uso interno y externo.

El aceite de oliva es considerado un alimento básico, y aunque hace solo unas pocas décadas la ciencia ha reconocido su valiosa aportación a la salud, el cultivo del olivo se viene practicando desde hace más de 6000 años.

Una sola cucharada de aceite de oliva extra virgen al día nos regala 60 calorías sin colesterol, previene las enfermedades cardiovasculares, aporta antioxidantes y una parte de la dosis recomendada de vitamina E.

Entre los antioxidantes están los polifenoles que protegen al corazón, reduciendo la acción de los radicales libres e impidiendo a las placas adosarse en las arterias, además de tener un efecto antiinflamatorio. Cada cucharada cuenta con 7 gramos de grasa de los cuales la mayoría son insaturadas, lo cual convierte al aceite de oliva en un gran aporte de “grasas buenas”.

Diversos estudios realizados desde el siglo pasado demuestran que el aceite de oliva previene a la hora de evitar las enfermedades cardiovasculares. La dosis recomendada  seria unos 40 gramos al día, que equivale a dos o tres cucharadas soperas.

Entre sus muchos beneficios podemos destacar:

  • Protector del corazón. El aceite de oliva en su composición es rico en ácido oleico (entre un 60-80%), que es una grasa mono-insaturada muy beneficiosa para el organismo, sobre todo para el aparato circulatorio.
  • Nivela el colesterol. El aceite de oliva virgen prodiga el colesterol bueno (HDL) necesario para la salud, y evita el colesterol malo (LDL). Así previene enfermedades cardiovasculares y evita el aumento de la presión arterial. Una sola cucharadita en ayunas puede equilibrar el colesterol y los triglicéridos.
  • Combate la osteoporosis. El consumo regular del aceite de oliva atenúa los problemas de osteoporosis al colaborar con el engrosamiento de la masa ósea, ya que la pérdida de esta masa hace que los tejidos óseos sean más propensos a la enfermedad.
  • Previene el cáncer de piel. Su consumo habitual en la dieta diaria previene del maligno melanoma que es el peor tipo de cáncer de piel. Si además añadimos otros ingredientes de la dieta mediterránea como ensaladas verdes, el efecto preventivo es mayor, no solo contra el cáncer de piel, sino contra otras variadas manifestaciones de este mal.
  • Alivia el dolor de oído. Humedecer un bastoncillo de algodón y con cuidado frotar suavemente las paredes de oído externo.
  • Evita los ronquidos. Una cucharadita de aceite de oliva antes de ir a la cama lubrica la garganta y evita los problemas de ronqueras en la noche.
  • Acondicionador del cabello. Sobre todo para cabellos secos, el aceite de oliva actúa como humectante, se vierte un chorrito y se masajea el cuero cabelludo.
  • Antidepresivo. Una dieta baja en grasas acompañada de un uso moderado de aceite de oliva puede aliviar los estados depresivos.
  • Favorece la digestión. El aceite de oliva virgen crudo reduce la secreción de ácidos gástricos protegiendo el estomago de enfermedades derivadas del exceso de acidez. Además ayuda a la vesícula en la creación de la bilis, estimulando la secreción.
  • Combate el estreñimiento. Su consumo habitual es un laxante moderado, además favorece la absorción de los nutrientes.
  • Ayuda en la diabetes tipo II. Si se sustituye el consumo de grasa saturada que nos lleva a la obesidad por el aceite de oliva rico en ácidos grasos insaturados como el oleico, entonces evitamos todas las contraindicaciones que el sobrepeso conlleva como la diabetes tipo II, en la que se recomienda para combatirla la dieta mediterránea.
  • Mineralización de los huesos. Es importante que el aceite de oliva este también en la dieta de niños y mayores, pues ayuda a nutrir los huesos de los minerales de la dieta colaborando en la absorción del calcio y magnesio.
  • Potente antioxidante. Tiene un alto contenido de antioxidantes fenólicos, como la vitamina E, que actúan como protectores contra el estrés oxidativo celular.
  • Aumenta la longevidad. Se podría entender que en las regiones donde reina la dieta mediterránea hay menos mortandad, o mayor longevidad al evitarse en gran medida las enfermedades cardiovasculares y la oxidación cancerígena. En este aspecto como un gran contribuyente a tan saludable fin está el aceite de oliva.
  • Disminuye la presión arterial. Estudios realizados  confirman que el aceite de oliva consumido habitualmente ayuda a las células que recubren los vasos sanguíneos, disminuyendo así la presión arterial. Incluso personas que lo toman en ayunas como remedio pudieron reducir o anular la medicación.
  • Ayuda a perder peso. En primer lugar estudios aseguran que el uso del aceite de oliva, aporta energía saludable pero también otorga una importante sensación de saciedad. Unido a que podemos sustituir las grasas más pesadas como  manteca, margarina o fritos por el aceite virgen extra crudo, llevará a un descenso de la grasa corporal almacenada.
  • Mejora las funciones metabólicas y cognitivas. Al incidir positivamente en la formación de las membranas celulares y también en los tejidos cerebrales. El consumo de grasas mono-insaturadas y los efectos antioxidantes de los polifenoles se relaciona directamente con las mejoras cognitivas, ayudando a conservar la memoria.

 

Fuente: Mejor con Salud

 

 

 

Otros productos de interés

2 Comentarios para “Aceite de oliva y sus beneficios para la salud”

Dejar un comentario para “Aceite de oliva y sus beneficios para la salud”

Puedes filtrar el listado de productos por alguna de estas categorías haciendo click en la imagen: